El Cabildo y la calle Alta se conectarán con el centro mediante un ascensor y una pasarela

09 Ago 2017
anuncio_proyecto_movilidad_vertical_pasaje_de_pena_0.jpg

Con una inversión estimada de 1,5 millones de euros, se prevé que empiece a ejecutarse en la primavera de 2018, de manera que esté en funcionamiento a finales de ese año o principios de 2019.

El Cabildo de Arriba y la calle Alta se conectarán con el centro de Santander, a la altura del Pasaje de Peña, por medio de un ascensor y una pasarela, en un proyecto, con una inversión estimada en 1,5 millones de euros, que incluirá la mejora integral de la plaza de Juan José Ruano y que se prevé que empiece a ejecutarse en la primavera de 2018, de manera que esté en funcionamiento a finales de ese año o principios de 2019.

Así lo ha anunciado hoy la alcaldesa, Gema Igual, a los vecinos del Cabildo, la calle Alta y su entorno, en un encuentro mantenido en la plaza de Juan José Ruano, donde ha destacado que esta actuación conlleva crear un nuevo acceso al Cabildo y la urbanización de esa plaza, que será un lugar más accesible, gracias al ascensor, y además, se convertirá en un espacio más atractivo para la estancia.

Igual ha apuntado que el barrio del Cabildo y el entorno de la calle Alta vienen siendo objeto de diversas actuaciones de mejora urbana y de la accesibilidad y ha agregado que el Ayuntamiento sigue teniendo proyectos importantes en la zona.

En este sentido, se ha referido al proyecto para facilitar la movilidad entre la plaza de las Estaciones y El Cabildo mediante un ascensor y para prolongar el Parque del Agua a través de un paseo peatonal que lo conecte con la pasarela y los ascensores panorámicos de Castilla-Hermida.

De esta manera, habrá un ascensor para acceder al entorno del Cabildo y la calle Alta desde la plaza de las Estaciones, y otro desde la zona de Jesús de Monasterio, que se complementarán entre sí y facilitarán a los más mayores, personas con movilidad reducida, familias con niños y ciudadanos en general, el acceso a todo este área que presenta ciertas dificultades para los desplazamientos por el entramado de escaleras que lo conectan con el centro urbano, ha detallado Igual.

La regidora santanderina ha señalado que el equipo de gobierno sigue apostando por un modelo de ciudad accesible, en la que se favorece y facilita la movilidad a todos los ciudadanos, una ciudad cohesionada en la que los barrios estén cada vez mejor conectados.

Por ello, ha ido creciendo la red de ascensores, rampas y escaleras mecánicas, potenciando así los desplazamientos peatonales y mejorando la calidad de vida de los vecinos.

Igual ha recordado que el Ayuntamiento ha invertido, hasta ahora, más de 16 millones de euros en actuaciones de movilidad vertical: funicular y escaleras y rampas mecánicas del Río de la Pila, calle Alceda, Grupo Santa Teresa, calle Eulalio Ferrer, Numancia-General Dávila, Avenida de los Castros-General Dávila y de la plaza de los Remedios-General Dávila, así como la pasarela y ascensores panorámicos de la calle Castilla a la calle Alta.

Además, ha apuntado que están proyectadas otras 5 actuaciones, con una inversión aproximada de 10,5 millones de euros, del Paseo de Pereda a General Dávila, la subida al Gurugú, Entrehuertas-Enrique Gran, el ascensor y paseo de las Estaciones a la calle Alta y el proyecto anunciado hoy.

Los elementos de movilidad vertical que ya están en funcionamiento suman alrededor de 6 millones de usuarios al año, ha indicado la alcaldesa, quien ha detallado, además, que su mantenimiento tiene un coste de mantenimiento anual de 275.000 euros, por lo que ha apelado al buen uso de estas instalaciones, que “se hacen con el dinero de todos los ciudadanos para todos los ciudadanos”, dado el beneficio que suponen para los vecinos de Santander.

Un ascensor con paradas en Fernández de Isla y el Cabildo

La actuación presentada hoy consta de dos partes fundamentalmente: la instalación del ascensor y la mejora urbana del entorno, y su plazo de ejecución se prevé que ronde los 10 meses.

Se desarrollará respetando la actual fachada norte del túnel de Pasaje de Peña, evitando actuaciones que desvirtúen la apariencia visual de su volumen desde las calles Jesús de Monasterio y Cervantes.

Así, se propone instalar un ascensor con capacidad para 13 personas, con embarque desde la acera este del túnel de Pasaje Peña, a unos 10 metros de la boca norte, donde se generará un hall de entrada que tendrá luz natural a través de una claraboya ubicada en la calle Fernández de Isla.

Tendrá un primer nivel en la calle Fernández de Isla y el segundo tramo de ascensor, que estará compuesto por una torre de acero y cristal, desembarcará en una pasarela que tendrá una anchura mínima de 7 metros y conducirá al espacio generado junto a la antigua Casa de Recogidas, punto en el que se habrán superado 16 metros de desnivel con respecto al túnel. 

Asimismo, se regenerará la plaza de Juan José Ruano y el espacio verde existente en la ladera situada sobre la boca norte del túnel. Se llevará a cabo una mejora integral de todo ese espacio, que incluirá un área infantil.

En la plaza de Juan José Ruano se reorganizan los estacionamientos, suprimiéndose los que se encuentran junto a la zona verde, si bien, en el cómputo general,  se mantienen las mismas plazas de aparcamiento, reubicando las que se eliminan en la calle Monte Caloca y en la plaza de Santa María Egipciaca.