Ayuntamiento de Santander


Un centenar de empresas y emprendedores optan a las ayudas para el fomento empresarial

22 Jul 2018
talleres_coaching_empleo_9.jpg

El programa con más demanda es el destinado a la puesta en marcha de nuevos negocios o actividades, que concentra el 75 % de las solicitudes.

Un total de 110 empresas y emprendedores optan este año a las ayudas municipales para el fomento de la actividad empresarial, a las que el Ayuntamiento de Santander destina una partida inicial de 162.000 euros, ampliable en caso de ser necesario para atender todas las peticiones que cumplan las bases de la convocatoria.

El programa de ayudas que registra más demanda es el dirigido a emprendedores para la puesta en marcha de nuevos negocios o actividades, que concentra el 75 por ciento de las solicitudes presentadas.

En concreto, para esta línea se han presentado 83 solicitudes, mientras que para el programa destinado a la visibilización, comercialización e internacionalización de micropymes se han recibido 23 peticiones y para el de apoyo a la implantación de empresas de base tecnológica se han registrado 4 solicitudes.

Todas ellas serán analizadas y valoradas por los técnicos de cara a la resolución de la convocatoria y el reparto de las ayudas.

La concejala de Empleo y Desarrollo Empresarial, Ana González Pescador, ha destacado que todos los solicitantes que cumplan con las bases obtendrán financiación, ya que el Ayuntamiento se ha comprometido a ampliar los recursos si se supera la dotación inicial de la convocatoria.

“De esta manera, se pretende garantizar que todos aquellos proyectos viables y con capacidad para generar riqueza y empleo en la ciudad cuenten con ese respaldo municipal que sirva de empujón para su materialización”, ha indicado González Pescador.

La edil ha recordado que la convocatoria consta de tres líneas de ayudas que tienen el objetivo común de apoyar a las pequeñas empresas y emprendedores, “una parte fundamental del tejido económico de Santander, que contribuyen de forma significativa a la generación de actividad y empleo en la ciudad”.

Las dos primeras líneas, dotadas cada una de ellas con 66.000 euros, se destinan a la puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales y a la visibilización, comercialización e internacionalización de micropymes.

Por su parte, la línea de apoyo a la implantación de empresas de base tecnológica cuenta con una partida de 30.000 euros.

En todas ellas el importe máximo de subvención por cada solicitante es de 3.000 euros.

Modalidades de ayudas

El primer programa es el dirigido a promover el emprendimiento y la generación de nuevas iniciativas empresariales a través de ayudas para la creación de actividades empresariales, comerciales o profesionales.

Se pueden conceder ayudas para financiar tanto los gastos de inversión como la puesta en marcha de la empresa, incluidos los de adquisición de inmuebles, alquileres, maquinaria, medios de transporte, mobiliario o equipos informáticos, entre otros.

En el caso del programa para la visibilización, comercialización o internacionalización de micropymes, su objetivo es favorecer el crecimiento y consolidación de las empresas del municipio, impulsando e incentivando su internacionalización.

Así, las subvenciones están destinadas a financiar soluciones que mejoren la imagen de las empresas: diseño e implantación de planes de comunicación, contratación de medios y soportes publicitarios, creación de páginas web, incorporación a redes sociales y gestión de las mismas, soluciones de comercio electrónico, edición e impresión de catálogos y folletos, presencia en ferias, así como acciones y asistencia técnica para proyectos de internacionalización, o traducción de materiales publicitarios e informativos.

Por último, la línea de ayudas para empresas de base tecnológica busca promover en Santander la innovación y el desarrollo tecnológico, e impulsar y dinamizar la actividad económica a través de la implantación de empresas basadas en modelos de negocio y gestión innovadores.

Las ayudas se pueden destinar a sufragar gastos de inversión y puesta en marcha de la empresa, como adquisición y acondicionamiento de inmuebles, coste del alquiler, maquinaria y herramientas, medios de transporte, mobiliario y enseres, equipos informáticos, o derechos de traspaso, cánones, marcas, etcétera.