Comienza la instalación de las tres primeras rampas mecánicas de Vista Alegre

17 May 2017
colocacion_primeras_rampas_mecanicas_vista_alegre_2.jpg

Los trabajos se realizan con una grúa de gran tonelaje para mover cada una de las piezas, de entre 10 y 13 metros de longitud y hasta 6 toneladas de peso

Los trabajos para instalar las tres primeras rampas mecánicas de la calle Vista Alegre han comenzado este miércoles con la ayuda de una grúa de gran tonelaje que entre hoy y mañana se encargará de dejar colocadas cada una de las piezas.

Se trata de los tres tramos que discurren desde la confluencia de Vista Alegre con la calle San Celedonio hasta el cruce con María Cristina, que se irán colocando de manera ascendente.

Continúan así a buen ritmo los trabajos para la conexión de la plaza de Los Remedios y General Dávila a través de un total de nueve rampas: las cuatro colocadas ya en Francisco de Quevedo, las tres que se instalan ahora en Vista Alegre, y dos más en el tramo final de esta calle, junto al colegio de los Salesianos.

La previsión es que esas dos últimas rampas lleguen en las primeras semanas de junio y que el eje completo pueda estar en servicio a principios de julio, según ha señalado el concejal de Medio Ambiente y Movilidad Sostenible, José Ignacio Quirós.

Además, la próxima semana se espera empezar a probar las primeras rampas en movimiento.

En este momento, las actuaciones se centran en el primer tramo de la calle Vista Alegre. El plan de trabajo contempla el montaje de las tres rampas entre hoy y mañana, y posteriormente se continuará con las labores de ensamblaje de los distintos tramos, con sus correspondientes cadenas, pasamanos, etcétera.

La primera de las rampas, de 31,2 metros de longitud, parte de la confluencia con la calle San Celedonio y se divide en tres tramos de entre 10 y 12 metros que pesan entre 3,5 y 5,5 toneladas.

La segunda, ubicada entre la calle Convento y el número 25 de Vista Alegre, tiene también una longitud de 31,2 metros y se coloca dividida en otros tres tramos.

Y la tercera rampa, que discurre entre los números 25 y 31, mide 22,6 metros y se va a montar en dos tramos de 10 y 13 metros que pesan 4,5 y 6 toneladas respectivamente.

Por lo que respecta al tramo final de la calle, esta semana se prevé concluir ya la estructura para la rampa que irá situada junto al colegio de los Salesianos.

Después se pavimentará la acera de los últimos 60 metros de la calle, en la que ya han concluido los trabajos de renovación de las redes de abastecimiento y saneamiento.

A mediados de junio se prevé acometer las labores de asfaltado y colocación de barandillas y bolardos. Y por último, se instalarán cámaras de videovigilancia en todo el recorrido.

2 millones de euros de inversión

El proyecto de mejora de la movilidad en las calles Francisco de Quevedo y Vista Alegre cuenta con un presupuesto de algo más de 2 millones de euros para la ejecución de estas nueve rampas que suman en conjunto 235 metros de elementos mecánicos.

Con ellas se salvarán los 61 metros de desnivel que separan el centro de la ciudad y General Dávila a través de estas calles, facilitando la comunicación entre estas áreas en las que residen un importante número de vecinos y transitadas a diario por numerosos peatones.

De esta forma, se contribuirá a facilitar esos desplazamientos a personas mayores, con problemas de movilidad o con niños, y también a fomentar los recorridos a pie como alternativa al uso del vehículo privado, ha concluido Quirós.