Ayuntamiento de Santander


La instalación de los elementos mecánicos de la Subida al Gurugú comienza con la rampa de Canalejas

03 Dic 2018
rampas_-_foto_recurso_8.jpg

El pasillo mecánico consta de dos piezas de 7,7 y 11,4 metros de longitud que pesan 3.800 y 4.950 kilos respectivamente

La instalación de los elementos mecánicos que conectarán la plaza de San Martín con el Alto de Miranda a través de la Subida al Gurugú comienza este lunes con la colocación de la rampa que cubrirá el último tramo del recorrido, en el paseo de Canalejas.

Para ello, será necesario cerrar al tráfico un tramo de este vial mientras duren los trabajos, que comenzarán sobre las 23.00 horas y se prolongarán aproximadamente hasta las 03.00 de la madrugada.

Según ha explicado el concejal de Medio Ambiente y Movilidad Sostenible, José Ignacio Quirós, el pasillo mecánico se montará en dos piezas de 7,7 y 11,4 metros de longitud que pesan 3.800 y 4.950 kilos respectivamente.

Los trabajos de montaje comenzarán una vez que haya pasado el último servicio del día del TUS y tratando de minimizar las afecciones a la circulación en esta zona.

Así, el corte de tráfico se realizará con la supervisión y colaboración de la Policía Local, desviando los vehículos por las calles adyacentes hacia la zona de Tetuán.

Tras la instalación de este primer elemento del proyecto, el miércoles, día 5, se colocarán otros tres más, en concreto, los tres primeros tramos de escaleras mecánicas del recorrido, los más próximos a San Martín.

Los dos primeros tramos de escaleras mecánicas se instalan en una única pieza cada uno. Sus longitudes son de 12,5 y 9,3 metros respectivamente, y el peso de 5.600 y 4.600 kilos.

Por su parte, el tercer tramo de escaleras se montará en tres piezas de 2,9, 4,5 y 4,7 metros de longitud y con pesos de 600, 1.500 y 2.600 kilos.

Para la instalación de las escaleras mecánicas será necesario cerrar al tráfico la calle Marqués de Santillana desde las 9.00 a las 18.00 horas del miércoles.

Mientras se desarrollen los trabajos no se podrá acceder tampoco a los garajes de la zona, pero sí se permitirá salir de ellos.

Quirós ha pedido disculpas a los vecinos por las molestias que puedan producirse durante la ejecución de los trabajos y ha agradecido la comprensión y colaboración que están demostrando desde que comenzaron las obras.

El concejal ha recordado que el proyecto supondrá una mejora muy importante para la accesibilidad y la movilidad peatonal en unas calles de orografía complicada.

Contempla una inversión de más de 1,5 millones de euros para la ejecución del itinerario mecanizado y otra serie de mejoras en el entorno entre las que se incluyen la renovación de servicios y el acondicionamiento de nuevas zonas verdes.

Descripción del proyecto

El proyecto parte de la calle Marqués de Santillana (detrás de la plaza de San Martín) para llegar hasta el Alto de Miranda salvando mediante elementos mecánicos los tramos de mayor desnivel, que en algunos casos alcanzan una inclinación de hasta 35 grados.

La mayor parte de la actuación se centra en la Subida al Gurugú, una calle peatonal que cuenta en la actualidad con tres grupos de escaleras que van dando acceso a viviendas y calles laterales.

La solución planteada para este tramo consigue salvar los 24 metros de desnivel de la calle a través de cinco escaleras y una rampa mecánica que desemboca en el paseo de Canalejas.

Desde este punto, el recorrido continúa por un tramo prácticamente horizontal hasta llegar a las proximidades del Mercado de Miranda, donde se ubicará la última rampa mecánica del itinerario.

En cuanto al resto de actuaciones incluidas en el proyecto, destaca la creación de dos jardines verticales en los muros de contención que se ejecutarán en la zona de la Subida al Gurugú, y una nueva zona verde junto a la rampa situada a la altura del Mercado de Miranda.

Con este proyecto se sigue ampliando la red de itinerarios peatonales mecanizados, que constituyen uno de los ejes de la estrategia de movilidad de Santander, ya que, además de mejorar la accesibilidad, facilitan y favorecen los desplazamientos a pie, reduciendo la dependencia del vehículo privado o medios de transporte menos sostenibles.