Ayuntamiento de Santander


La Biblioteca de Menéndez Pelayo sale al encuentro de los vecinos con una muestra en la calle Rubio

12 Abr 2019
Exposición sobre la Biblioteca de Menéndez Pelayo
expo_totems_historia_biblioteca_de_menendez_pelayo_0.jpg

Desde hoy hasta el 11 de junio podrán verse cinco tótems informativos en los que se explica el origen de la biblioteca y su valor histórico y cultural.

La Biblioteca de Menéndez Pelayo sale desde hoy al encuentro de los ciudadanos con una exposición en la que, a través de cinco tótems informativos instalados en la calle Rubio, se hace un recorrido por su historia y por los fondos que alberga.

El objetivo es que los santanderinos y quienes visitan la ciudad conozcan mejor el valioso legado de Marcelino Menéndez Pelayo y se acerquen así a su figura, a su obra y a lo que representa su biblioteca.

A través de los cinco paneles que encontrarán quienes paseen por esta calle se explica el origen de la biblioteca, su historia, el tipo de fondos que la componen, su valor histórico y cultural, y también, los planes de futuro, entre los que destaca el proyecto de rehabilitación.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, acompañada por la concejala de Cultura y Turismo, Miriam Díaz, ha realizado hoy este recorrido por la historia de la biblioteca, y ha animado a santanderinos y visitantes a acercarse a esta muestra y descubrir un patrimonio que, “pese a su valor, sigue siendo para muchos un gran desconocido”.

“Los santanderinos tenemos la suerte de contar con una de las mejores colecciones bibliográficas del mundo, con códices del siglo XIV, manuscritos, ediciones especiales y volúmenes únicos, y queremos que ese legado sea conocido, valorado y cuidado por todos”, ha enfatizado Igual.

Por eso, para divulgar ese legado, para mantener vivo el interés de los ciudadanos y para contribuir con ello a su conservación, surge esta exposición, que podrá verse en la calle Rubio hasta el próximo 11 de junio.

El objetivo principal de la muestra es difundir la historia de la biblioteca y de su creación, conocer la figura de Marcelino Menéndez Pelayo y mostrar un extracto de su valioso contenido.

La biblioteca fue donada al Ayuntamiento de Santander por don Marcelino a su muerte en 1912, con el objetivo principal de que los fondos estuviesen a disposición de investigadores y estudiosos.

Formada por Marcelino Menéndez Pelayo a lo largo de toda su vida, esta biblioteca es el mayor legado cultural de Cantabria. Entre sus fondos se incluyen 23 incunables, más de 1.000 obras del siglo XVI y otras tantas del siglo XVII.

Se trata de la mejor biblioteca patrimonial de fondos históricos de  Cantabria y la primera de España con origen en una colección privada, además de una de las diez más importantes del mundo en este ámbito.

Por ello, entre sus cometidos, está el de guarda y custodia de este frágil patrimonio cultural, para traspasarlo a las generaciones futuras en las mejores condiciones de conservación, teniendo siempre presente que cualquier elemento de la colección que se pierda es irrecuperable.

Los contenidos de una biblioteca proporcionan información sobre los intereses del propietario, los temas y materias que consultaba, los niveles y la capacidad de sus conocimientos, los idiomas que manejaba, las relaciones personales o intelectuales. Y en este caso, la biblioteca de don Marcelino es una excelente fuente primaria para conocer la personalidad y pensamiento de su propietario.

Además, otro rasgo que hace única a esta biblioteca es que se trata de un fondo cerrado, tal como determinó su creador en el testamento, por lo que es el reflejo de una biblioteca de un momento histórico concreto (finales del siglo XIX y comienzos del XX).

Como complemento a la información sobre la biblioteca, su creador y sus contenidos, en otro de los paneles se informa al ciudadano de los objetivos y fines de la mejora de sus instalaciones a través del proyecto de rehabilitación, que afectará tanto el exterior como el interior del edificio, los cerramientos y el jardín.

Así, se pretende ofrecer una biblioteca más abierta y accesible, adaptada a las necesidades actuales de investigación y estudio, reorganizando sus servicios para que los espacios cumplan con unos mínimos estándares y respetando el edificio, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde el año 1982.

El proyecto de rehabilitación, que ha sido redactado por el Ayuntamiento, supondrá una inversión de alrededor de 1,2 millones de euros. La licitación de los trabajos correrá a cargo del Ministerio de Fomento, ya que serán financiados en el marco de un protocolo suscrito entre las administraciones local y central para el impulso de varios proyectos culturales en la ciudad.

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Enviar por email