Comienza el plazo para solicitar ayudas para la renovación de redes de agua en comunidades

18 Dic 2017
gggggweb_0.jpg

El Ayuntamiento destina alrededor de 178.000 euros a estas subvenciones, que pueden llegar hasta el 80 % del presupuesto de la obra. Los vecinos tienen un plazo de dos meses para presentar sus solicitudes.

El plazo para solicitar las ayudas del Ayuntamiento de Santander para la renovación de redes de agua en edificios de la ciudad comienza esta semana, tras la publicación hoy de la convocatoria en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC).

Los vecinos tendrán dos meses para presentar sus solicitudes y optar así a estas ayudas que pueden llegar a financiar hasta el 80 por ciento del presupuesto de la obra, con un máximo de 40.000 euros por proyecto.

Según ha recordado el concejal de Medio Ambiente, José Ignacio Quirós, las ayudas se destinan a comunidades de propietarios que ejecuten obras de mejora y ampliación de instalaciones interiores de agua o renueven redes de distribución privadas.

La convocatoria, que cuenta con un presupuesto de 178.622 euros, tiene como objetivo fomentar inversiones de mejora y ampliación de instalaciones interiores de suministro de agua, incluidos distintos tipos de obras de reforma o renovación de redes interiores de distribución, columnas o montantes, depósitos de agua, grupos de presión particulares, etcétera.

Todas las solicitudes incluidas en el listado provisional de ayudas concedidas contarán con una bonificación del 50 por ciento en el pago de tasas de licencia de obras, tal como ha resaltado Quirós, quien ha recordado que para acogerse a estas subvenciones los inmuebles deberán disponer del Informe de  Evaluación de Edificios.

Para pedir las ayudas se puede recoger el impreso en las oficinas del Servicio de Aguas de Pronillo. Las solicitudes podrán entregarse en este mismo lugar o en el registro municipal, acompañadas del proyecto técnico y el resto de documentación requerida.

Quirós ha destacado que estas ayudas “suponen un importante apoyo económico para las comunidades y particulares cuyas redes de distribución se han quedado obsoletas o se encuentren en mal estado”.

Además, ha señalado que sirven de estímulo en muchos casos para que los propietarios se decidan a emprender estas actuaciones y contribuyen así al mantenimiento de los edificios y sus instalaciones.