Ayuntamiento de Santander


En funcionamiento las dos primeras rampas de la conexión Paseo de Pereda-General Dávila

03 Ago 2018
puesta_en_funcionamiento_rampas_mecanicas_calle_lope_de_vega_0.jpg

Se encuentran en la calle Lope de Vega, donde también se han colocado bancos y sillas en el zócalo que parte del muro de las rampas, se ha renovado la red de saneamiento y se ha asfaltado el vial. Prosiguen los trabajos para la instalación del resto de elementos mecánicos (2 rampas y 1 ascensor en la calle Carmen y 1 escalera mecánica entre Prado San Roque y la Finca de Jado), que se prevé que estén finalizados antes de que acabe el año.

El Ayuntamiento de Santander ha puesto en servicio hoy los dos primeros tramos de rampas mecánicas incluidos en el proyecto de movilidad vertical que permitirá unir el Paseo de Pereda con General Dávila, a través de la calles Lope de Vega y del Carmen, una actuación que conllevará una inversión de 1,3 millones de euros.

La alcaldesa, Gema Igual, ha comprobado esta mañana el funcionamiento de estas primeras dos rampas, situadas en la calle Lope de Vega, mientras que prosiguen los trabajos para la instalación del resto de elementos mecánicos (2 rampas y 1 ascensor en la calle Carmen y 1 escalera mecánica entre Prado San Roque y la Finca de Jado), que se prevé que estén finalizados antes de que acabe el año.

La primera rampa, que cubre el primer tramo entre la calle Daoiz y Velarde y la calle Bonifaz, tiene 32,6 metros de longitud, 10º de inclinación y salva una altura de 5 metros; mientras que la segunda, que salva el tramo entre la calle Bonifaz y Santa Lucía, tiene una longitud de 34 metros, un ángulo de 10º, y salva una altura de 5,27 metros.

Se incluyen bancos o sillas apoyadas en un zócalo que parte del muro de las rampas, donde se han colocado también tiras LED para la iluminación.

Además, se ha renovado el antiguo colector de hormigón de reducidas dimensiones que recoge el saneamiento de la calle. Entre Daoiz y Velarde y la calle Ataúlfo Argenta, donde existe una galería longitudinal de grandes dimensiones, también se ha cambiado el canal por un colector de 1000 mm de PVC. Esta renovación del saneamiento ha conllevado el aglomerado de todo este tramo de vial.

Igual ha destacado que las escaleras y rampas mecánicas están contribuyendo a mejorar de una forma muy notable la calidad de vida de los santanderinos, especialmente de quienes viven en los barrios de las zonas más altas de la ciudad.

“Son, sin duda, las actuaciones que, a día de hoy, más nos demandan en cada uno de los barrios por los que pasamos y las que está siendo más aplaudidas por los ciudadanos. Porque para algunas personas disponer de facilidades a la hora de desplazarse, como las que dan las escaleras y rampas mecánicas, no es ningún lujo sino una verdadera necesidad”, ha apuntado.

En su opinión, se trata de proyectos que, más allá de promover la movilidad peatonal y de servir para que muchas personas dejen a un lado el coche y opten por desplazarse andando por la ciudad, constituyen una auténtica política social

La alcaldesa ha recordado que Santander cuenta en la actualidad con nueve itinerarios peatonales mecanizados en servicio que han supuesto una inversión de alrededor de 16,3 millones de euros.

Este proyecto se suma a las escaleras y rampas mecánicas ya existentes en la calle Alceda, en el Grupo El Carmelo, en el Río de la Pila, la calle Antonio Mendoza, la calle Eulalio Ferrer, entre el parque de La Teja y General Dávila, y de la plaza de los Remedios a General Dávila, que se complementan con otras mejoras de las conexiones peatonales, como son la pasarela y los ascensores panorámicos para salvar las vías del ferrocarril en la calle Castilla que ahora, además, tienen una conexión peatonal con la Peña del Cuervo, mejorando así la comunicación entre los barrios de la ciudad.

Además está en ejecución el conjunto de rampas, escaleras mecánicas y ascensor que unirán la plaza de San Martín con el mercado de Miranda,  a través de la Subida al Gurugú, por un presupuesto de 1,5 millones de euros.

Y el Ayuntamiento sigue planificando actuaciones de movilidad vertical, puesto que se están desarrollando actualmente otros cuatro proyectos con vistas a ejecutarlos en esta legislatura, que suman una inversión cercana a los 6 millones de euros: un ascensor que conectará la Plaza de Las Estaciones, el Parque del Agua y El Cabildo a la altura de la iglesia de La Consolación; otro ascensor que unirá la boca norte del túnel de Las Estaciones con la calle Alta, generando un nuevo acceso al barrio de El Cabildo urbanizando el entorno del parque y plaza de Juan José Ruano; las escaleras mecánicas en la calle Enrique Gran y las escaleras y rampas mecánicas en el barrio de Porrúa.

Igual ha destacado que esta política de movilidad está teniendo ya sus frutos, puesto que la red de elementos de movilidad vertical registra en la actualidad alrededor de 8 millones de viajes anuales, facilitando los desplazamientos a pie en la ciudad y mejorando la accesibilidad

Nuevas vías de comunicación peatonal integrales

La regidora santanderina ha detallado que con este proyecto que se encuentra en ejecución se pretende crear un itinerario que, además de unir dos zonas de la ciudad, suponga generar nuevas vías de comunicación peatonal integrales, cosiendo los recorridos ya existentes y prologándolos, de manera que progresivamente se vaya conectando el centro de Santander con las zonas más altas situadas al norte y al sur del casco urbano.

La puesta en marcha de los medios de transporte vertical del Río de la Pila, del Barrio El Carmelo y la calle Antonio Mendoza, así como las que han entrado en servicio recientemente entre Francisco de Quevedo y Vista Alegre, han mejorado mucho la conexión transversal desde el centro de la ciudad hasta General Dávila.

Y el objetivo ahora es dar continuidad a estas actuaciones extendiéndolas hacia el este, en la zona comprendida entre el Río de la Pila y el eje formado por la calle Casimiro Sainz y la boca sur del túnel de Tetuán.

De este itinerario, ya se han realizado las dos primeras actuaciones, como son las escaleras que unen la calle Santa Teresa de Jesús con la Finca Jado a través del Grupo El Carmelo, y las escaleras y rampas mecánicas que han unido el campus universitario con dicha Finca Jado que fueron inauguradas en enero de este año.

Para elegir cuál era la mejor opción para unir el centro con la ladera sur de General Dávila, en el área que se encuentra entre el Río de la Pila y la boca sur del túnel de Tetuán, el Ayuntamiento encargó un estudio de alternativas.

En el estudio se expusieron 8 alternativas a través de diferentes corredores y, tras el análisis pormenorizado de cada una de ellas, se valoró como la mejor solución la que propone un itinerario a lo largo del Corredor  Lope de Vega – C/ Sol – Carmen Entrehuertas – Santa Teresa de Jesús – Grupo El Carmelo – Finca Jado.

Este itinerario contará con 2 rampas mecánicas en la calle Lope de Vega, 2 rampas y 1 ascensor en la calle Carmen Entrehuertas para conectar con las escaleras del Grupo El Carmelo, y 1 última escalera mecánica que las prolongue entre la calle Prado San Roque y la Finca Jado.

Las obras fueron adjudicadas a la empresa ASCAN por un presupuesto de 1.358.279 euros.

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Enviar por email