Las obras de mejora urbana de la calle Cervantes saldrán a licitación por casi 2,2 millones

16 Nov 2017
calle_cervantes_2.jpg

Se prevé la renovación integral del tramo que va desde Cisneros hasta Jesús de Monasterio, incluyendo nueva pavimentación, el soterramiento de contenedores, la incorporación de parterres, arbolado y mobiliario urbano, y mejoras en las redes de abastecimiento y saneamiento

Las obras de mejora urbana de la calle Cervantes, que incluirán la renovación integral del tramo comprendido entre Cisneros y Jesús de Monasterio y la incorporación de arbolado y mobiliario urbano, saldrán a licitación en los próximos días por un presupuesto de 2.188.400 euros.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado esta semana el expediente para contratar los trabajos, que tendrán un plazo de ejecución de siete meses e incluirán también mejoras e intervenciones en otras calles del entorno, tal como ha señalado el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz.

Con esta actuación se pretende conseguir que los vecinos y usuarios de esta calle, que concentra una importante actividad comercial, ganen en calidad de vida, con un espacio más funcional, más humano, más habitable y, además, más accesible.

Según ha explicado Díaz, este tramo de la calle Cervantes muestra un estado deficiente, con las aceras y la calzada en mal estado y con una evidente necesidad de introducir arbolado o espacios que contribuyan a su humanización. Además, las aceras son demasiado estrechas, lo que dificulta enormemente el tránsito de las personas, especialmente de aquellas con problemas de movilidad.

Por todo ello, es necesaria una intervención para la mejora y renovación urbana que se ha diseñado con la ayuda del Grupo de Investigación de Sistemas de Transporte de la Universidad de Cantabria e incorporando también propuestas y sugerencias de vecinos, comerciantes y taxistas, fruto del proceso de participación que he tenido la elaboración del proyecto.

La solución planteada conlleva la renovación integral del tramo que va desde Cisneros hasta Jesús de Monasterio, incluyendo nueva pavimentación, el soterramiento de contenedores, la incorporación de parterres, arbolado y mobiliario urbano, y mejoras en las redes de abastecimiento y saneamiento.

Por lo que respecta al diseño de la calle, que se prevé de tráfico restringido, contará con una zona central para la rodadura de vehículos en un solo carril de 2,4 metros de ancho con adoquín de granito. Las aceras pasarán a tener un ancho mínimo de 1,80 metros, tal y como establece la normativa de accesibilidad, y están diseñadas con un pavimento a base de losas de granito.

También está previsto dotar a la calle de 14 parterres en los que se plantarán encinas,  se colocarán tres zonas de sillas para que los peatones puedan descansar y se renovará el alumbrado.

Además, el proyecto incluye también la sustitución de las tuberías de abastecimiento de las calles Cervantes y Miguel Artigas y de todas sus acometidas, así como la instalación de nuevas tuberías de saneamiento, la colocación de una red de riego y la instalación de un nuevo hidrante a propuesta de los bomberos municipales.

Igualmente, prevé soterrar los actuales contenedores en superficie (tanto los de residuos orgánicos como el de vidrio) y se dispondrán también sendos pasos de peatones elevados en las intersecciones con las calles Cisneros y Jesus de Monasterio.

Actuaciones en otras calles

Junto a estas actuaciones en la calle Cervantes, el proyecto contempla también trabajos en otros espacios de las inmediaciones, entre ellos, la calle Miguel Artigas, donde se renovará el pavimento de la acera y el alumbrado, también se colocará nuevo mobiliario urbano y se plantarán 8 acebos.

Por su parte, en el tramo superior de la calle Florida se prevén las actuaciones necesarias para habilitar el tráfico en dos direcciones, de tal manera que los vehículos procedentes de Cisneros puedan bajar por este vial hacia la calle Rubio y, desde aquí, tomar Isabel La Católica para incorporarse a la calle San Luis o realizar el giro sobre el falso túnel de la calle Burgos para dirigirse hacia Pasaje de Peña.

Para regular estas circulaciones se instalarán cuatro nuevos semáforos y se modificará la ubicación de uno existente.

El proyecto también contempla la instalación de semáforos en los pasos de peatones de la calle Lealtad (en las intersecciones con Juan de Herrera y San Francisco), para regular mejor el flujo de vehículos que se redirigirá por esta zona.

Por último, se instalarán cámaras de control de tráfico tanto en el acceso a la calle Cervantes como en en la zona del falso túnel de la calle Burgos y en la plaza de Los Remedios.