Ayuntamiento de Santander


El Ayuntamiento bajará el IBI hasta su mínimo histórico

10 Oct 2018
ordenanzas_fiscales_2019_0.jpg

La alcaldesa ha anunciado hoy que también se reducirán la plusvalía y la tasas de basuras y que se congelarán el resto de tasas, impuestos y precios públicos municipales

El Ayuntamiento de Santander prevé aplicar una nueva serie de rebajas y bonificaciones fiscales para 2019, que incluirán bajadas en el IBI (que alcanzará su mínimo histórico y el más bajo de las capitales de provincia de España), la plusvalía y la tasa de basuras y la teleasistencia gratuita con carácter universal.

Además, el TUS será gratuito para los desempleados de larga duración, que pagarán únicamente el 50% en el abono de instalaciones y escuelas deportivas del Instituto Municipal de Deportes y se pondrán en marcha medidas encaminadas a favorecer la eliminación de barreras arquitectónicas y la eficiencia energética en los edificios de la ciudad.

Así lo ha anunciado hoy la alcaldesa de Santander, Gema Igual, quien ha añadido que se congelarán, con carácter general, el resto de tasas y precios públicos aplicados por el Ayuntamiento en sus servicios y continuarán en vigor todas las bonificaciones y exenciones para familias numerosas, mayores, desempleados, personas con discapacidad y para los colectivos más desfavorecidos.

“La política fiscal refleja dos de las señas de identidad de este equipo de gobierno: por un lado, la atención a los ciudadanos, a las familias y a los colectivos más vulnerables; y por otro, el impulso de medidas de estímulo de la actividad económica y empresarial”, ha subrayado Igual.

La alcaldesa ha recordado que, desde el año 2007, el Ayuntamiento de Santander ha venido aplicando sucesivas rebajas fiscales, ha incorporado nuevas bonificaciones y exenciones en los impuestos y tasas municipales, ha rebajado el tipo del IBI y ha pedido al Gobierno central la reducción de los valores catastrales; y, tal como ya se anunció recientemente, en el año 2019 el equipo de gobierno propondrá seguir en esa misma línea.

“2019 va a ser el año de la profundización en esta política fiscal social, de bajada de impuestos, con una clara vocación social y también de apoyo a la actividad productiva, generadora de mayor cohesión social y más oportunidades para empresas y vecinos”, ha resumido la regidora santanderina.

Igual ha precisado que esto es posible gracias a una gestión responsable de los recursos públicos que ha permitido reducir progresivamente el nivel de endeudamiento manteniendo a la vez la calidad de los servicios y el pulso inversor.

En este sentido, ha destacado que, en los últimos 10 años, se ha rebajado alrededor de un 47% la deuda bancaria, que se sitúa hoy en mínimos históricos, mientras que, en cuanto a la inversión, a día de hoy, hay 18 proyectos en ejecución por importe de 22 millones y 29 actuaciones proyectadas por un valor superior a los 80 millones.

“Nuestro compromiso con los santanderinos sigue siendo el de utilizar con la máxima responsabilidad cada euro que administra el Ayuntamiento y el de seguir aplicando medidas de contención y rebaja fiscal en beneficio de los ciudadanos”, ha asegurado.

Igual ha recordado que las tasas y precios públicos, que se redujeron en 2015 y desde entonces se han mantenido congeladas, seguirán así por cuarto año consecutivo, lo que en la práctica supone una reducción efectiva, ya que la inflación real ha sido del 2,2% y no se traslada a las ordenanzas. Esta congelación supone un ahorro de casi 2 millones de euros para todos los santanderinos.

En el caso de la tasa de agua y, dado que cada 5 años el Ayuntamiento realiza un estudio de control financiero de la concesión que la Intervención municipal está finalizando y se prevé que se complete antes de que acabe el año, parece prudente esperar a que finalice este estudio y que, en base a sus conclusiones y propuestas, se actúe en consecuencia en cuanto a la tarifa aplicable para 2019, ha explicado.

Bajada del IBI, la plusvalía y la tasa de basuras

En relación al IBI, la alcaldesa ha recordado que el cálculo de este impuesto se compone de dos variables: el valor catastral, que fija el Estado, y el tipo impositivo, que establece el Ayuntamiento.

Igual ha detallado que en el año 2015 el Ayuntamiento bajó el 6,5% el tipo impositivo hasta el 0,459; en 2016 solicitó al Ministerio la bajada de los valores catastrales un 15%; en 2017 se solicita de nuevo bajada de los valores catastrales del 10% y este año se ha hecho de nuevo.

De esta manera, en 2019 se reducirán otra vez los valores catastrales, en este caso se estima que en torno al 3%, con lo que se habrá producido una rebaja del 26% en los últimos 4 años.

Asimismo, el Ayuntamiento aplicará para el próximo año una rebaja también del 3% en el tipo impositivo, de manera que se situará en el 0,445, lo que representa el mínimo histórico en Santander y el más bajo de las capitales de provincia de toda España.

Por lo tanto, con ambas medidas, la bajada real del IBI en Santander será en el entorno del  6% y si a esta cifra añadimos que no se aplica la subida del IPC correspondiente que es el 2,2%, en realidad el IBI bajará un 8% por el efecto de los tres conceptos: no subida del IPC, bajada del 3% del tipo impositivo y bajada del 3% de los valores catastrales.

La reducción del valor catastral en el 3% afectará de igual modo a la plusvalía, que se reducirá en esa misma proporción, del 3%, al igual que lo hará la tasa de basuras, que pasará a ser 102,4 euros al año (25,6 €/trimestre), lo que representa, en la práctica, una reducción del 5,2% añadiendo el efecto de la inflación no aplicada (2,2%).

La regidora santanderina ha señalado que en este año 2018 se extendió a las familias monoparentales con dos hijos la bonificación del 50% que se aplicaba ya a las familias numerosas y, además, en ambos casos se aumentó el porcentaje de bonificación a un 75% para los que tienen ingresos inferiores a 3 veces el IPREM.

En total, en Santander hay 2.215 beneficiarios de bonificaciones en la tasa de basuras, del 50% y el 75%, según los casos (familias numerosas, monoparentales, con todos sus miembros en paro, con ingresos más bajos…).

Teleasistencia gratuita y bonificaciones a desempleados de larga duración en TUS e IMD

La alcaldesa ha anunciado, además, que la teleasistencia será gratuita con carácter universal. Este servicio actualmente ya es gratuito para las rentas más bajas (las de ingresos por debajo de 1,5 veces el IPREM) y tiene una bonificación del 50% para las personas con ingresos de hasta 2 veces el IPREM. El resto, tienen una bonificación del 10%.

“El colectivo de personas mayores es uno de los que más atención se merecen, tanto por representar una importante parte de la población como por su vulnerabilidad. Tenemos en marcha diferentes iniciativas para fomentar el buen trato a los mayores, desde todos los ámbitos y creemos que, dado que la situación económica del Ayuntamiento se encuentra saneada, era el momento de hacer un especial esfuerzo en beneficio de los mayores para que puedan acceder a un servicio que es de gran ayuda para quienes lo reciben”, ha apuntado.

Igual ha remarcado que otro colectivo al que el Ayuntamiento quiere prestar un especial apoyo es a los desempleados de larga duración, por lo que en 2019 se introducirán dos nuevas medidas dirigidas a las personas que se encuentren en paro durante más de un año.

En primer lugar, podrán viajar gratis en el TUS, al igual que ya ocurre con los niños santanderinos menores de 7 años, las familias numerosas, los mayores de 65 años con ingresos inferiores a 1,5 veces el  IPREM y las personas con discapacidad del 65 % o superior.

Así, los niños santanderinos de 4 a 6 años pueden viajar gratis con la tarjeta PequeTUS (hasta los cuatro años es gratuito para cualquier usuario), y también disfrutan de viajes gratuitos las familias numerosas, los mayores de 65 años con ingresos inferiores a 1,5 veces el  IPREM y las personas con discapacidad del 65 % o superior.

En 2019 el precio del billete sencillo seguirá siendo de 1,30 euros, mientras que cada viaje con la tarjeta recargable tendrá un coste de 0,66 euros, incluyendo además el transbordo gratuito durante una hora.

Por su parte, la tarifa del carné trimestral joven se mantiene en 51 euros (con viajes ilimitados en el trimestre natural), el bono mensual para personas con discapacidad entre el 33% y el 64% seguirá costando 17 euros al mes (también con viajes ilimitados) y el billete intermodal mensual combinado con Feve y Renfe será de 9 euros.

En cuanto al IMD, este año, como novedad, se aplica una bonificación del 50% en el abono de instalaciones y escuelas deportivas para los desempleados que lleven más de un año en el paro. Se mantienen congeladas todas las tarifas y abonos por el uso las instalaciones, así como las matrículas en cursos y actividades.

Se mantienen el resto de bonificaciones que se aplican a familias numerosas, mayores de 65 años, personas con discapacidad igual o superior al 65 por ciento y familias monoparentales con dos hijos.

En cuanto al Conservatorio municipal, como en años anteriores se congelan los precios de los cursos y se mantienen las bonificaciones del 50% para las familias numerosas y monoparentales con dos hijos. Esa bonificación es de hasta el 75 % para aquellos que tengan ingresos inferiores a tres veces el IPREM.

Incentivos fiscales a la eliminación de barreras arquitectónicas y mejora de la eficiencia energética

Igual ha adelantado que se ampliarán los incentivos fiscales a la actividad económica. En este sentido, y también con un claro contenido social, el año que viene aumentará del 50 al 75% la bonificación del impuesto por licencia de obra en las actuaciones de rehabilitación incluidas dentro de los ARIS. 

Además, se bonificarán un 75% el impuesto de construcción de todas las obras que supongan la eliminación de barreras arquitectónicas (escaleras por rampas, bañeras por duchas,…), sumándose así a la ya existente, también del 75%, para instalación de ascensores.

Se introduce un nuevo concepto de bonificación para las obras que tengan que ver con la mejora de la eficiencia energética, con lo que tendrán una exención del 25% las obras que mejoren, al menos en una letra, el certificado de eficiencia energética de los edificios.

En cuanto a la tasa por las licencias de obra, se eximirá de la tasa por licencia aquellas obras que tengan que ver con la mejora de la eficiencia energética del edificio en al menos una letra

Efecto de las rebajas fiscales en los ciudadanos

En el año 2019 los santanderinos se ahorrarán 12,7 millones de euros por todas las bonificaciones y exenciones fiscales en vigor. Si además tenemos en cuenta que en ningún tributo se aplica la subida del IPC, habría que añadir otros 2 millones más por ese ahorro, con lo que es prácticamente de 15 millones de euros.

Más de 57.000 vecinos serán los beneficiarios de medidas concretas, que, en casos como el IBI y las basuras, lo serán para todos.

Gracias a las sucesivas rebajas fiscales, bonificaciones y reducciones en los valores catastrales y el tipo impositivo del IBI aplicadas por el equipo de gobierno desde el año 2015, cerca de 60 millones de euros se han quedado en los bolsillos de los santanderinos en lugar de ir destinados al pago de estas tasas e impuestos. En toda la legislatura, los santanderinos se habrán ahorrado cerca de 75 millones de euros en tasas e impuestos municipales.

Tramitación

Tras su aprobación en la Junta de Gobierno Local, las ordenanzas fiscales se debatirán en el pleno ordinario de este mes de octubre para su aprobación inicial, salvo la tasa y el impuesto de construcciones, que se llevarán al pleno de noviembre.

Después, continuarán la tramitación habitual, con una exposición pública durante 30 días. Si transcurrido ese plazo no hubiera alegaciones, quedarían aprobadas definitivamente de manera automática. En caso de presentarse alegaciones, deberán ser examinadas y resueltas antes de llevar de nuevo las ordenanzas al pleno para su aprobación definitiva.