Ayuntamiento de Santander


El Ayuntamiento invertirá casi 2 millones en la mejora de la calle Magallanes y su entorno

13 Jul 2018
rp_presentacion_proyecto_renovacion_urbana_calle_magallanes_y_entorno_0.jpg

El proyecto conllevará la renovación de las aceras, el firme y los servicios de abastecimiento y saneamiento, incorporando nuevos elementos ornamentales y mobiliario urbano

El Ayuntamiento de Santander invertirá cerca de 2 millones de euros en la regeneración urbana de la calle Magallanes y su entorno, que conllevará la renovación de las aceras, el firme y los servicios de abastecimiento y saneamiento, incorporando nuevos elementos ornamentales y mobiliario urbano, y que permitirá continuar en esa zona con “la imagen y calidades que tiene el barrio de La Florida”.

Así lo ha explicado la alcaldesa de Santander, Gema Igual, quien ha dado a conocer, junto a la concejala de Barrios y Participación Ciudadana, Carmen Ruiz, el borrador del proyecto que ambas han trasladado a los vecinos del barrio.

Igual ha recordado que se trata de un compromiso adquirido por el equipo de gobierno hace meses y que, como todas aquellas actuaciones que se anuncian por parte del Ayuntamiento, sale adelante tras el correspondiente proceso –que es largo, ha remarcado- de elaboración del proyecto y tramitación del mismo y después de presentárselo y consultar las opiniones de los vecinos del entorno.

La alcaldesa ha señalado que, tras el plazo de diez días que se ha dado a los vecinos para que trasladen sus propuestas, se cerrará la redacción del proyecto para la calle Magallanes y su entorno, que espera tener licitado y adjudicado en este mismo año, de forma que las obras, que tendrán un plazo de ejecución de 8 meses y un presupuesto estimado en 1.890.000 euros, puedan empezar a final de 2018 o principios de 2019.

Se actuará sobre una longitud de 785 metros, 420 en la calle Magallanes; 250 en las calles Isabel la Católica y Florida; 60 en la calle Rubio y 55 en la calle Gravina, y supone la sustitución, en total, de cerca de 3.800 metros cuadrados de baldosa, 4.700 m2 de aglomerado y 1.510 metros lineales de bordillos.

La regidora santanderina ha explicado que el Ayuntamiento tiene previsto atender en breve otra serie de demandas vecinales en esta zona, como la reforma de las escaleras que conectan Cisneros con la calle del Monte a través del parque de Recaredo, donde se acaba de ejecutar la adecuación del camino para conectar con las escaleras del parque y conseguir un pequeña zona de descanso.

Entre los proyectos que se han llevado a cabo en los últimos años en este entorno, se encuentran las renovaciones urbanas de las calles Floranes, Cisneros, Los Acebedos, del Monte y Lábaro, la peatonalización de la calle Rubio, la renovación de la red de saneamiento de las calles Florida, Isabel La Católica, Floranes y San Fernando y de las redes de abastecimiento y saneamiento de la calle San Luis, el centro cívico de Numancia, la reordenación del tráfico de esa zona, y las rampas y escaleras mecánicas de la calle Antonio Mendoza.

“Estamos hablando de cerca de 8,5 millones de euros invertidos en este entorno, donde se encuentra en obras la urbanización de la calle Jiménez Díaz y la renovación urbana de la calle Cervantes, que ha comenzado por la calle Miguel Artigas y pronto empezarán las de la nueva biblioteca municipal, tres proyectos que suman otros 4,5 millones de euros más.

Descripción del proyecto

La renovación urbana que se propone en la calle Magallanes y su entorno complementa algunas actuaciones llevadas a cabo en calles próximas, como Cisneros, Rubio y Gravina, con el objetivo de mejorar el aspecto y la funcionalidad del espacio público en el Barrio de la Florida.

La calle Magallanes se configura con la sección actual, con calzada aglomerada de una única dirección y aceras segregadas por un bordillo. La situación actual de aparcamientos en ambos lados, vados de acceso a garajes y ubicación de contenedores no se modifica, de manera que se mantienen las plazas de estacionamiento existentes.

Además, se llevará a cabo la renovación de servicios (abastecimiento y saneamiento, fundamentalmente), así como los entronques a la red viaria existente.

Se habilitará una pequeña zona estancial, de 45 metros cuadrados de superficie, en el sobreancho de la acera sur, que se dotará de dos jardineras y mobiliario urbano y se pavimentará con losas de colores variados que enlazan visualmente la actuación con la calle Rubio.

De hecho, se prolonga esta franja de pavimento singular, bordeando el museo y la biblioteca para reforzar el carácter específico de ambos edificios.

Igualmente, se da un tratamiento particular a la confluencia con la calle Gravina, en el extremo este de la calle, extendiendo el pavimento de losas grises de gran formato en una zona semipeatonal, con una superficie de 200 metros cuadrados.

Las intersecciones con las calles Isabel la Católica y La Florida se reconfiguran, generando orejetas de remate de aceras, además de pavimento táctil en los rebajes frente a los pasos de peatones.

Se incorporan, además, báculos con vegetación en jardinera suspendida como elemento de mobiliario que contribuya a dar una nueva imagen a la calle. También se renueva la red de abastecimiento en la calle Florida.

La calle Gravina cuenta con un tratamiento específico, por su ubicación adyacente a la biblioteca de Menéndez Pelayo y el MAS, lo que lleva a plantear su semipeatonalización de manera que, sin suprimir espacio destinado a aparcamiento, eleve la calzada al nivel de la acera, que se pavimentará con adoquín de granito.

En esta calle, se acometerá la renovación de los servicios de abastecimiento y saneamiento, así como los entronques a la red viaria existente.

La actuación se completa con la renovación de pavimentos en las calles Isabel la Católica y la Florida, además del tramo de la calle Rubio que une ambas vías, manteniendo en todas ellas una configuración semejante a la actual, salvo en el extremo sur de Isabel la Católica, que pasa a doble dirección.