Ayuntamiento de Santander


Comienza la primera fase de rehabilitación del panteón de la familia Pardo

09 Ene 2021
Inicio obra panteón familia Pardo
inicio_obra_panteon_pardo_cementerio_ciriego_2_0.jpg

El concejal de Patrimonio, Víctor González-Huergo, ha visitado el inicio de la obra exterior en el Cementerio de Ciriego y ha puesto en valor la importancia de este tipo de intervenciones para conservar el patrimonio municipal de la ciudad.

La primera fase de rehabilitación del panteón de la familia Pardo en el Cementerio de Ciriego ha dado comienzo esta semana con el objetivo de ralentizar el deterioro del mausoleo, cuyo estado de conservación es muy deficiente en su conjunto.

Esta intervención durará tres meses y afectará a la parte externa del panteón, ha recordado el concejal de Patrimonio, Víctor González-Huergo, quien ha visitado el inicio de la obra y ha puesto en valor la importancia de este tipo de intervenciones para conservar el patrimonio municipal de la ciudad.

El Ayuntamiento de Santander se encargará de la actuación, con una partida presupuestaria de 39.590 euros, debido a la extinción de la concesión, y en los próximos ejercicios se realizarán otras cuatro actuaciones tras una valoración de expertos para frenar las filtraciones de agua y reparar gran parte de la bóveda y del mosaico principal del altar.

El edil ha detallado que de esta forma se intervendrá en los cuarterones y arcos de la bóveda; sobre las pinturas murales de la bóveda, y en las pinturas de las pechinas.

El panteón de la familia Pardo fue incluido en 2007 en el Catálogo del Patrimonio Cultural del Cementerio de Ciriego, firmado por Carmen Bermejo, Paula Alegría y Patricia Gómez, teniendo en cuenta los siguientes criterios de valoración: por ser representativo de un autor, el arquitecto Javier González Riancho; por la ubicación en un entorno de interés, se ubica en la parte monumental del cementerio; por su riesgo de desaparición; por su estado de conservación; por su reconocimiento académico; por su valor arquitectónico; por su singularidad, y por su excepcionalidad.

Ante la precariedad del estado del bien, en 2018 fue instalado un toldo en la cúpula del inmueble, pero debido a las inclemencias meteorológicas las filtraciones de agua han continuado deteriorando su interior.

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Enviar por email