Ayuntamiento de Santander


Santander apagará la luz en una docena de edificios y espacios públicos por la Hora del Planeta

23 Mar 2018
hora_planeta_2016_1_2.jpg

La ciudad se adhiere un año más a esta iniciativa global que trata de sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de colaborar entre todos para frenar el avance del cambio climático

El Ayuntamiento de Santander apagará este sábado la luz en una docena de edificios municipales y espacios públicos para sumarse a la Hora del Planeta.

La ciudad se adhiere así, un año más, a esta iniciativa de carácter global que trata de sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de colaborar entre todos para frenar el avance del cambio climático.

De esta forma, entre las 20.30 y las 21.30 horas del sábado, se apagarán las luces de la fachada y el edificio del Ayuntamiento, las fachadas de la Catedral y del Palacio de la Magdalena, el Palacio de Congresos y Exposiciones, la sede de la Agencia de Desarrollo (Villaflorida) y el edificio Ribalaygua.

También se dejarán sin iluminación la plaza Porticada, la Primera Playa del Sardinero, las palmeras de los jardines de Piquío, la fuente luminosa del Sardinero y las pérgolas del paseo de Reina Victoria.

Se trata de un gesto con el que Santander ratifica su compromiso con un desarrollo sostenible y con las políticas de ahorro y eficiencia energética encaminadas a contrarrestar el cambio climático y el calentamiento global, ha afirmado el concejal de Medio Ambiente, José Ignacio Quirós.

Además, ha señalado que es una forma de concienciar a la población sobre la importancia de implicarse a todos los niveles, países, regiones, ciudades y hogares, para contribuir a un objetivo que no sólo debe estar presente en la agenda política, sino también, en el día a día de instituciones y ciudadanos.

Por ello, el concejal anima a los santanderinos a secundar esta propuesta, apagar durante una hora las luces e incorporar pequeñas acciones como ésta en su día a día para contribuir a la conservación del Planeta.

La ‘Hora del Planeta’ es una iniciativa de WWF que se inició en 2007 en Sidney (Australia), con el gesto simbólico de apagar la luz durante una hora como muestra de la lucha contra el cambio climático.

Con los años, esta convocatoria se ha convertido en una de las mayores iniciativas mundiales en defensa del medio ambiente y una llamada a movilizarse y a actuar de forma constructiva en defensa del planeta.

Este año se espera volver a implicar a más de 7.000 ciudades de todo el mundo que apagarán las luces de sus principales edificios y monumentos para demostrar su apoyo a esta acción global contra el cambio climático.

En esta edición la Hora del Planeta resaltará el impacto del cambio climático sobre la biodiversidad, ya que “ambos problemas son dos caras de la misma moneda”, y volverá a pedir la unión de todos, individuos, ayuntamientos, empresas y organizaciones, para apagar la luz y seguir impulsando un movimiento que es ya “imparable”.