Ayuntamiento de Santander


Santander se suma al dolor por el último asesinato machista ocurrido en Murcia

13 Abr 2018
minuto_silencio_mujer_asesinada_en_murcia_0.jpg

La Plaza del Ayuntamiento ha acogido este mediodía un minuto de silencio en recuerdo de la mujer asesinada este miércoles en Murcia y como muestra de repulsa hacia la violencia de género.

Miembros de la Corporación santanderina, trabajadores municipales y vecinos se han concentrado este mediodía en la plaza del Ayuntamiento para recordar a la mujer asesinada este miércoles, 11 de abril, en Murcia.

Con este acto simbólico, la ciudad se ha sumado al dolor por el último asesinato machista en España, una lacra que en lo que va de año se ha cobrado la vida de nueve mujeres en nuestro país.

La última víctima de la violencia de género, que fue confirmada en el día de ayer por parte del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, tenía tres hijos, uno de ellos menor de edad, con lo que el número de menores huérfanos asciende a nueve en 2018.

La concejala de Familia y Servicios Sociales, María Tejerina, que ha participado en el acto de repulsa, ha pedido a todos los santanderinos que no se rindan ni se cansen de denunciar y condenar la violencia machista y ha hecho un llamamiento a la unidad de los ciudadanos, instituciones y entidades “para acabar con esta sangría, acorralar a los asesinos y hacer llegar a las víctimas un mensaje de aliento para que sientan que no están solas”.

Tejerina ha pedido a los santanderinos “no asistir impasibles a este drama” y que se sumen a los actos de condena que se convocan en la ciudad cada vez que una mujer es asesinada.

También ha recordado que el Ayuntamiento de Santander pone a disposición de las víctimas distintos servicios y programas de intervención a través del Punto de Atención Integral a la Violencia PAIV, ubicado en el Centro de Igualdad, (General Dávila, 124, en el Centro Cívico María Cristina).

El Consistorio ofrece además una línea municipal de ayudas concebidas para que puedan vencer las barreras económicas que impiden o dificultan a algunas mujeres dar el paso de denunciar y abandonar una situación de maltrato.

Por último, la concejala ha hecho un llamamiento a cualquier ciudadano que sea testigo de un acto de violencia de género para que lo denuncie.