Ayuntamiento de Santander


El CDIS acoge imágenes de la historia de la ciudad bajo la mirada de Joaquín y José Luis Araúna

08 Abr 2021
Gema Igual y José Luis Araúna
presentacion_expo_cdis_arauna_2.jpg

La alcaldesa ha agradecido a la familia Araúna su generosidad por la donación de más de 5.000 fotografías al Centro de Documentación de la Imagen de Santander “demostrando que son santanderinos que quieren a su ciudad y prefieren compartir su éxito y su trabajo con todos los ciudadanos”

El Centro de Documentación de la Imagen de Santander (CDIS) acoge desde mañana y hasta el 23 de mayo medio centenar de imágenes de la historia reciente de la ciudad (desde 1928 hasta 1973) del extraordinario fondo fotográfico de Joaquín y José Luis Araúna, cedido al Ayuntamiento para su catalogación y difusión.

Durante la presentación de esta muestra, que se inaugura mañana a las 19:30, la alcaldesa Gema Igual ha agradecido profusamente tanto a José Luis Araúna como a su nieto Daniel “su generosidad” por esta donación “demostrando que son santanderinos que quieren a su ciudad y prefieren compartir su éxito y su trabajo con todos los ciudadanos”.

Acompañada del concejal de Cultura, Javier Ceruti, la regidora santanderina ha recordado que conoció al fotógrafo en el año 2014 cuando donó al CDIS las fotografías del incendio de Santander, incorporando posteriormente al fondo en 2016 y 2017 el resto del material, hasta sumar las cerca de 5.000 imágenes que componen la colección y custodia el centro.

Igual ha destacado la “implicación con la ciudad” de la familia Araúna, la gran profesionalidad de los trabajos y la afable y entrañable personalidad de José Luis, que, a sus noventa años conserva una excelente memoria “y es quien mejor puede desentrañar todos los aspectos de esta gran colección”.

Ha animado también a los santanderinos y a las personas que puedan acercarse a la capital cántabra a disfrutar de la exposición “no solo porque supone un recorrido único por la historia de Santander, mostrando lugares y profesiones ya desaparecidas como las rederas, sino porque las imágenes logran emocionar”.

En este mismo sentido se ha pronunciado Ceruti en su intervención, haciendo hincapié en que esta muestra representa “la historia con mayúsculas, no solo porque revela hechos importantes que han sucedido, sino porque permite volver a recrear momentos que se hubiesen perdido”.

El concejal de Cultura ha aludido a sus dos imágenes favoritas de la colección, por su carga emocional, y ha agradecido tanto a la familia Aranúa como al equipo del CDIS el gran trabajo desarrollado “para que este legado pueda llegar a todos los ciudadanos de la mejor forma posible”.

Por su parte, José Luis Araúna, autor de parte de las fotografías junto con su padre Joaquín, del que ha asegurado que fue “el mejor informador gráfico que ha tenido Santander”, ha indicado que ha sido feliz ejerciendo su trabajo, del que le ha gustado “todo, hasta el cuarto oscuro”. “Lo que menos me atraía eran los revelados, que me traspasó mi padre muy pronto, pero he disfrutado mucho con mi oficio de fotógrafo”, ha recalcado.

Araúna también ha desvelado cuál es su fotografía favorita de la exposición, la titulada ‘Oleaje en la Avenida Manuel García Lago’ de 1973, que representa a una monja tratando de huir de una gran ola. “Cuando fui al Sardinero a realizar fotos del temporal paró un coche y se apearon tres monjas; yo pensé: podía venir una ola ahora. Y vino. Las religiosas salieron despavoridas y yo conseguí hacer la foto que quería”, ha relatado, sonriendo al recordar el momento.

Su nieto Daniel Araúna -autor del diseño y coordinación del libro que recoge la colección “con un discurso nuevo” y que será repartido gratuitamente entre los visitantes-, también ha recordado las historias de cada imagen que le contaba su abuelo: “esos pies de foto sobre calles que ya no existen, profesiones desaparecidas, la época histórica de claro-oscuros con el franquismo, un tiempo pasado que es importante recuperar para que no se olvide”.

Con su “mirada subjetiva” sobre este importante legado familiar, Daniel Araúna, ha puesto en valor el oficio de fotógrafo de prensa –que él ha aprendido como hobby- y, por ello, ha explicado que las páginas del libro donde se recogen las imágenes “son de papel poroso como si fuesen las de un periódico”. “En mi casa había un laboratorio, todo el instrumental, la cámara con la que se realizaron las fotos del incendio… y este trabajo de coordinación en colaboración con el equipo del CDIS me ha servido para revivir ese aprendizaje”, ha añadido.

Finalmente, Manuela Alonso Laza, directora del centro, ha valorado especialmente “la parte humana” del trabajo desarrollado tanto por el equipo del CDIS –con María Valeolivas y Guiomar Lavín, además de ella, como por la familia Araúna –José Luis y Daniel Araúna y Guillermo Balbona-.

Sobre la exposición

El Centro de Documentación de la Imagen de Santander (CDIS) del Ayuntamiento de Santander rinde homenaje con esta exposición  a dos fotógrafos de prensa y de fotografía médica: Joaquín Araúna Agenjo (1903-1965) y su hijo José Luis Araúna González (1930).

Antes de ellos José Araúna Gómez (1864- 1960), tío de Joaquín, colaboró ya como fotógrafo amateur en revistas ilustradas de ámbito nacional.

En el año 2015, José Luis Araúna donó al CDIS los negativos que su padre tomó en el incendio de 1941. A esta primera entrega le sucedieron otras en 2016 y 2017, y a finales de este último año, el fondo fotográfico se encontraba en el CDIS y alcanzaba casi 5.000 negativos de revelado químico de vidrio y plástico.

Gracias a su generosidad se pueden disfrutar estas fotografías. Para esta exposición se han seleccionado más de 50 imágenes de Santander y Cantabria pertenecientes a dicho fondo fotográfico. La primera, desde un punto de vista cronológico, se corresponde con una vista aérea de Puertochico y la calle Castelar realizada por Joaquín Araúna entre 1925 y 1928.

A ésta le siguen fotografías que nos hablan de la transformación urbana de Santander, tras la catástrofe de 1941 y nos abren las puertas a escenas cotidianas: el tráfico de la ciudad, el deporte, las playas abarrotadas en verano y las nevadas en invierno. Otras nos trasladan a lugares que ya no existen, como el edificio del Frente de Juventudes y el teatro Pereda. Tampoco faltan las fotografías de visitas y actos oficiales. Este es el caso de las visitas de los Príncipes de Asturias, las de Franco y las primeras manifestaciones democráticas. Cobran especial relevancia aquellas vinculadas al trabajo de ambos en prensa y las fotografías tomadas en el Hospital Valdecilla.

El horario para visitar esta exposición es de martes a viernes de 11 a 14 horas y de 18 a 21 horas y los sábados domingos y festivos de 11 a 14 horas.